1. Cuiden sus modales

Usar la mano izquierda para pasar los alimentos o comer se considera de mala educación en Indonesia. La principal razón es que los balineses acostumbran usar agua para asearse en el sanitario y usan la mano izquierda para limpiarse. Así pues, esa mano se considera sucia por lo que les recomendamos que usen la mano derecha para comer, dar o recibir algo - por ejemplo, para pasar comida, entregar dinero o una tarjeta de presentación.

En Bali, la cabeza se considera una parte sagrada del cuerpo que no deberá tocarse. Así pues, lo mejor es evitar tocar a niños o adultos en la cabeza. Por el contrario, los pies se consideran impuros, por lo que mostrar la planta del pie a alguien se considera como un insulto. Lo mismo se aplica a pasar por encima de alguien o de sus alimentos.

La señal de OK (‘de acuerdo’) es un gesto sexual en Bali y apuntar a alguien con el índice también es grosero.

Traten de evitar hacer alguna de esas señas, pero no se preocupen si lo olvidan: los balineses son personas indulgentes y educadas.

dosandonts4

2. No pierdan los estribos

Al igual que en diversas culturas asiáticas, en Bali, elevar la voz se considera vulgar. Ser belicoso se percibe como ofensivo, mientras que perder los estribos es sencillamente vergonzoso.

Por lo general, los balineses no muestran enojo o emoción abiertamente y encuentran que ser ruidosos y emotivos es desagradable en ciertos contextos. Es por esta misma razón que desaprueban de las demostraciones de afecto.

religion

3. Respeten su religión

La religión es una parte muy importante en la vida de los balineses: las procesiones religiosas ocurren con bastante frecuencia y tienen prioridad por encima de cualquier trayecto. Así que si se encuentran atrapados detrás de una procesión, no toquen la bocina y conserven la calma.

Los espíritus rondan por todos lados. Lo primero que hacen por la mañana las personas de la localidad es hacerles ofrendas (canang sari). Por todas partes encontrarán estos pequeños paquetes hechos de hojas de palma tejidas, flores y hierbas, incluso en aceras o escaleras. Fíjense por donde pisan cuando anden en Bali y eviten pisar canang saris ya que esto sería profundamente ofensivo para cualquier balinés que sea testigo del hecho. 

Si deciden visitar algún templo, se espera que vistan de una manera lo más modesta posible. Tanto hombres como mujeres generalmente llevan camisas que les cubren los hombros y la parte superior de los brazos. Las piernas deberán ir cubiertas con esta ropa obligatoria:

  • un pareo (localmente llamado “kain kamben”, prenda inferior que se envuelve alrededor de la cintura y
  • un pañuelo para el templo (o selendang) que se ata alrededor de la cintura.

Por lo general pueden alquilar estas prendas.

Siempre que visiten un templo, hagan un donativo. Algunas veces se les solicitará directamente que paguen una cuota de ingreso al templo, pero en otras no habrá un monto oficial para el donativo. En ese caso, pueden hacer un aporte de alrededor de entre 5,000 y 10,000 rupias por persona.

Retiren su calzado antes de entrar a un templo o a la casa de alguien. Esta es una manera de evitar que ingresen gérmenes.

dosanddonts

4. Un dato interesante acerca del pueblo balinés

Para concluir, no se sorprendan si notan que todos los balineses parecen llevar los mismos nombres. De hecho, éste es uno de los aspectos más fascinantes de la cultura balinesa: en Bali solamente hay cuatro nombres de pila.

Las personas conocen los nombres de sus bebés antes de que nazcan, ya que los nombres se basan en el orden de nacimiento del bebé: el primero se llama Wayan (“el mayor”), el segundo Made (“el segundo mayor”), el tercero Nyoman y el cuarto Ketut. Si una familia tiene más de cuatro hijos, el quinto se llama de nuevo Wayan, y el ciclo se repite. Así pues, a muchas personas se les llama por su apodo, para poder distinguirlas. Los apodos en Bali pueden basarse en atributos físicos (tales como “gordo Wayan”), rasgos de carácter (“pacífico Ketut”) o algo un poco más original como “Wayan John” o “Made Mosquito”.